8 jun. 2015

Charlas con nuestras mayores

Raquel Berrido Sánchez, 
coordinadora del Plan de Igualdad
 CPR “Fuente de la Reina”.

Animaos a colaborar con la Escuela de Adultos.

 Charlas con nuestras mayores

Con la estupenda colaboración de la maestra de adultos de mi centro educativo, organizamos una tertulia con el alumnado de 3º a 6º de Primaria.

    Les propuse una temática que me gustaría que tratasen y mi compañera también hizo algunas aportaciones. Así  el hilo conductor de la mencionada charla o tertulia era:

1º Cuando éramos pequeños…

- Jugábamos a…
- Nos gustaba comer y merendar…
- En la escuela…
- En casa ayudábamos…
- Nuestros abuelos contaban…

2º Con nuestros novios/as…

3º Cuando nos casamos…

- Las mujeres solían…
- Los hombres solían…

Durante toda la sesión las mujeres tenían a su disposición este guion para no dejar ningún cabo suelto y tener un apoyo que les daba tranquilidad. El alumnado también podía verlo y le daba una visión de conjunto y una estructura a las “historias “ que estaban escuchando.
Vinieron tres señoras bastante diferentes entre sí, lo que llenó de  visiones y  matices la actividad. Los niños y niñas al poco tiempo de empezar comenzaron a hacer preguntas que hicieron que la actividad fuese más motivante a adaptada a los intereses del alumnado.
Creo que estas señoras, por un lado,  añoran su infancia, la candidez  y  sencillez  de aquella época. Eran felices casi con cualquier cosa; aunque esto no evita  que se alegren del cambio del  papel  que desempeña la mujer hoy día, pues  antes su futuro estaba muy condicionado a los valores de la familia y la sociedad a la que pertenecían, y hoy la mujer es más dueña de su futuro.
Las señoras, que rondaban entre 67 y 75 años de edad, se sintieron muy cómodas con los chicos y chicas pues vieron interés y espontaneidad  por parte de ellos y ellas .

            Me parece muy importante dar a conocer entre el alumnado, el profesorado y los padres y madres  las experiencias y circunstancias que vivieron generaciones anteriores, tanto de hombres como de mujeres.  Pienso que conocer de primera mano estas vivencias nos puede ayudar no solo  a poner en valor costumbres muy valiosas que están cayendo en el  olvido y que son enriquecedoras sino también a  analizar con cierta perspectiva los avances en materia de igualdad que se han conseguido en los últimos 30 ó 40 años.
               
                Me puse en contacto con mi compañera de adultos que trabaja por las tardes en mi propio centro y con la que rara vez coincido. Parecemos de otra galaxia, pues no suelen hacerse actividades conjuntas por incompatibilidad de horarios. Pienso que podemos apoyarnos mutuamente y poner en valor nuestros trabajos. Le expliqué que estaba interesada en que mujeres mayores del pueblo hablasen al alumnado sobre diferentes costumbres  y vivencias de su vida. Ella estuvo encantada desde el principio y sus alumnas también. Pero, a los pocos días empezaron a poner pegas y finalmente no había nadie que quisiera participar. Había cierta reticencia a hablar de su vida en el cole.  Pero se solucionó, y vinieron a colaborar mujeres  de la Escuela de Adultos/as de Santa Fe.
                Posteriormente, una señora de El Jau, abuela de dos alumnas del centro educativo, se animó, y contó su historia de vida en solitario. Se lo preparó bastante bien. Ella se la contó a alumnado de Ed. Infantil y Primer Ciclo de Primaria. Hizo muchas incidencia en que ella, a pesar de tener estudios de magisterio, cuando murió su padres no pudo obtener el título a falta de un mes. Que consiguió trabajar en otro empleo como administrativa que le hacía feliz. Pero cuando se casó, tuvo que dejar definitivamente su empleo.
                Debo agradecer a estas personas su buen hacer y generosidad a la hora de compartir sus recuerdos y experiencias. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario