26 abr. 2014

THE WOMEN OF WORLD WAR II

ROCÍO ÁLVAREZ CARREÑO
IES ILÍBERIS.

RESPONSABLE DE IGUALDAD.

En estas merecidas vacaciones me he dado cuenta de que las gafas violetas no se quitan y se ponen a nuestro antojo, ya se percibe todo desde otra perspectiva.

Me he encontrado con este monumento y no sólo lo fotografié, también busqué información sobre el autor y su significado aunque era fácil de intuir . 


THE WOMEN OF WORLD WAR II

Es un monumento inusual en un sentido crítico. La mayoría de la gente piensa que las guerras eran para hombres, pero hay algunos monumentos que están dedicados al papel de la mujer en tiempo de guerra. La escultura de John Mills W está situada en Whitehall Londres. Consta de 17 prendas de vestir y uniformes diferentes que las mujeres usaron durante la Segunda Guerra Mundial en sus puestos de trabajo.
  
Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas mujeres de los países involucrados comenzaron a vivir de manera distinta como lo habían hecho. De manera similar a lo que había ocurrido en la Primera Guerra Mundial, entre 1939 y 1945, las mujeres tuvieron que incorporarse al mundo del trabajo, fuera de sus casas. Los padres, hijos y hermanos salieron a los campos de batalla, y las damas tuvieron que sustituirlos en las fábricas. De esta manera, ellas se convirtieron en las cabezas de sus familias.
Cartel de reclutamiento para el Cuerpo del Ejército de Mujeres (WAC), 1943

Las mujeres dejaron de ser, exclusivamente, amas de casa. Muchas trabajaron como obreras en las fábricas de armas y municiones; otras, en las industrias textiles en las que cosían uniformes para soldados; muchas más fueron telefonistas, oficinistas y recepcionistas. Algunas damas llegaron a participar de manera activa en la guerra: las pilotos soviéticas, las espías británicas, las enfermeras estadounidenses son solo ejemplos de esto último. El Cuerpo del Ejército de Mujeres Women's Army Corps incorporó a 150,000 mujeres en las tropas estadounidenses.
A partir de la Segunda Guerra Mundial, muchas féminas comenzaron a cambiar su vestimenta cotidiana: dejaron las faldas y los vestidos para utilizar pantalones, prenda que resultaba mucho más cómoda para llevar a cabo sus nuevos trabajos. Por otro lado, al formar parte del mundo laboral, fuera de sus hogares, empezaron a recibir salarios, situación que les brindó mayor autonomía económica.
De esta manera, la Segunda Guerra Mundial transformó la vida cotidiana de muchas mujeres, así como los papeles tradicionales que estas habían desempeñado.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario